BIENVENIDOS

BIENVENIDOS
Somos angelitos

Un regalo muy especial

Tener un hijo con autismo es sentir que Dios te mando un regalo muy especial, el cual te hara aprender cosas que de ninguna otra manera hubieses aprendido... es aprender una de las lecciones mas valiosas "AMOR INCONDICIONAL", pues es amar sin esperar nada.

Dios nos manda este regalo, para que aprendamos fortaleza, paciencia, tolerancia, compasion, amistad... y muchas cosas, que a medida que nuestra alma crece y se expande... al igual que nuestro corazón, aun no se puede cuantificar.

Tener un hijo especial, es convertirse en alguien especial, en Madre especial o Padre especial, y ver las cosas con otra perspectiva, es ver en cada logro, en cada etapa cumplida el exito, pero un exito aun mayor que el que otra persona regular puede obtener.

Este regalo de amor, este angel que Dios nos envia, es la oportunidad maravillosa de tener una vida especial... de ver cada cosa de otra manera, de extender tu mano a otro, y de hablar en un idioma diferente que solo otros padres de niños especiales comprenderan.

Es un viaje, y como viaje a veces alegre, a veces estresante, a veces quieres bajar del tren, a veces experimentas miedo, pero en cada recorrido, en cada etapa, vamos creciendo como personas, como padres, y hacemos de esto toda una experiencia de vida...

Espero, que veas en los ojos de tu hijo especial, ese reto, ese viaje, esas lecciones por aprender, pues desde que recibes a ese bello regalo, tu vida cambia... y como cambia!... y aprendas la leccion mas valiosa de todas:
"Amar incondicionalmente"
Escrito por: Zullymar Guerrero
para sobre-autismo.blogspot.com

lunes, 11 de mayo de 2009

Investigación sugiere que niños pueden recuperarse de autismo


A Leo Lytel se le diagnosticó autismo cuando tenía aproximadamente un año. Ahora que tiene 9, ha superado ese desorden.

Sus progresos se refieren en una investigación, entre un grupo creciente de estudios, según el cual, al menos 10% de los niños con autismo pueden “recuperarse”, en su mayoría tras años de intensa terapia conductual.

Los escépticos cuestionan este fenómeno, pero la profesora de psicología en la Universidad de Connecticut, Deborah Fein, figura entre quienes están convencidos de que todo es verdad.

Fein presentó su investigación esta semana, durante una conferencia sobre autismo en Chicago, que incluyó a 20 niños, quienes, de acuerdo con un análisis riguroso, recibieron un diagnóstico acertado pero años después ya no eran considerados autistas.

El estudio, financiado por el Instituto Nacional de Salud Mental, involucra a niños de entre 9 y 18 años

Entre ellos estaba Leo, un niño de Washington, D. C., quien antes no miraba a los ojos de las personas, repetía inconscientemente las palabras que se le decían y a veces daba giros —síntomas clásicos del autismo. Ahora, tiene un lenguaje articulado, socializa y está en el tercer grado. Su madre, Jayne Lytel, dijo que sus profesores consideran a Leo un líder.

Geraldine Dawson, investigadora sobre el autismo y directora científica del grupo Autism Speak, organización de ayuda a quienes sufren este desorden, consideró que la investigación de Fein marcó un hito.

Pese a que varios de nosotros en el ámbito clínico hemos visto a niños que parecen recuperarse“, esto nunca ha sido documentado tan detalladamente como en el trabajo de Fein, dijo Dawson.

Los estudios previos han sugerido que entre 3 y 25% de los niños autistas se recuperan. Fein dice que sus investigaciones han mostrado que esa proporción es de entre 10 y 25%.

Pero incluso después de mucha terapia –que suele consistir en actividades educativas y sociales cuidadosamente planificadas, con recompensas–, la mayoría de los niños autistas sigue sufriendo este problema.

“Estamos en una etapa muy temprana en cuanto al entendimiento” de este fenómeno, dijo Dawson

La recuperación “no es una expectativa realista para la mayoría de los chicos“, pero los padres deberían saber que esto es posible, dijo Fein.

Los escépticos decían: “O ellos no eran autistas al comienzo… o tenían un desorden de socialización y eran obsesivos, pero no cumplían exactamente los criterios” para considerarse niños autistas, añadió Fein.

Señaló que los niños en su estudio “eran realmente” autistas y ahora, es comprobable que “no lo son”.

Para ver la página del Instituto Nacional de Salud Mental, pulse aquí.

Para ingresar a la página de Autism Speaks, pulse aquí.

Vía The Associated Press

 


Un regalo muy especial

Mi hijo es diferente... pero como lo amo!!!